ABRAHAM PÉREZ

En mi proceso creativo es donde experimento mis emociones positivas y negativas. Estoy rodeado de colores y de toda una gama de materiales, un lienzo frente de mi esperando que ese niño creador empiece a hacerle garabatos. Empiezo emocionado a plasmar mis ideas, mis sentimientos y todo lo que se me ocurre, aunque no tenga nada que ver con la idea principal, al final siempre encuentro la razón del porqué. Iconos de mi tierra es una serie que estoy desarrollando con el propósito de plasmar mis sentimientos como artista y ciertas preocupaciones sobre acontecimientos que suceden en nuestra sociedad. “Labios de miel” es una obra inspirada en una mujer. En ella conjugo mis experiencias en el terreno femenino, la apreciación que tengo por la naturaleza y la relación que existe con lo “divino.” Es una obra que ha tenido un proceso de trabajo largo, de quitar y poner y en algunos momentos de cierto abandono. En el camino voy bebiendo, comiendo, tocando, bailando, haciendo, mirando y tomando todo lo que me parezca interesante para llegar a ese punto, pero una vez ahí, siento que tengo que empezar nuevamente.