JOSÉ ALMONTE

Siempre he tenido preocupación por la vulnerabilidad de los niños y adolescentes, lo frágil que pueden ser esas etapas de la vida y de cómo nosotros influimos en ellos ya sea para bien o para mal. Parto desde este punto para enfatizar que nuestras acciones como adultos, frente a la del niño, influirán de tal manera que pueden determinar su futuro. Y para esto me nutro de hechos que he presenciado o me han sido relatados por quienes lo han vivido.

En la pieza, El Manguito State narro de manera sutil lo acontecido a una niña de dicho sector, en abril del 2013: al final, quien la cuida es el que la maltrata.